lunes, 16 de abril de 2007

Carta a mi hijo nunca nacido











Una carta para mi hijo, Juan Abner, nunca nacido:

Hoy, quiero abrir mi silencio ante el desahogo de mi interior y aunque me falten las fuerzas quiero expresarte lo que siente mi corazón.

Juan Abner, me gustaría poder arrullarte en mi regazo y susurrarte en tu oído lo mucho que te amo. Creciste en mi corazón, aunque nunca te formaste en mis entrañas. Nunca sentí el peso de tus huesosillos en mi vientre. Ni un codacito, ni una patadita y jamás supe dónde estabas …si tan sólo en mi mente o en mi ilusión de tener un hijo varón.

Tu nombre lo saqué de la siguiente manera. Mi esposo se llama Juan y tu segundo nombre Abner es bíblico y se refiere al jefe de los ejércitos del rey David. Era muy valiente y responsable. ¿Por qué quise llamarte así? No es tarea fácil ponerle nombre a un hijo varón. Para tus dos hermanas, la tarea resultó más fácil porque la lista era bien larga. Sin embargo, no resultó así contigo. Recuerdo que siempre me gustó ese nombre Abner. Me dije y lo expresé “si Dios me da un hijo le llamaré Juan Abner. Siempre fue mi anhelo, pero nunca ese sueño fue realizado. No me pregustes el por qué, tan poco lo sé.

Tuve dos hermosas niñas. Primero nació Jennyslet. Un parto seco y bien difícil. A los siete años tuve un aborto. Sufrí tanto…mucho dolor invadió todo mi ser. Luego nació Keytza Marie. Hablemos de ese aborto… a continuación.

Me cuidé mucho y me ilusioné contigo, pero no naciste ni tan solo te formaste en mi interior. Tan sólo una masa, no había el saquito que se ve cuando hay un bebé, Fueron casi cuatro meses de dolor y de angustia y hoy, mientras te escribo esta carta hay lágrimas que van rodando estrepitosamente por mis mejillas.

Entiendo que el mismo cuerpo expulsa todo lo que nos ocasiona daño. Comencé a sangrar y cuando me hicieron el sonograma para mi sorpresa tú no estabas allí. Sentí que todo se acaba, el médico me dijo que tenía que hacerme un raspe porque estaba en peligro mi vida porque esa masa en el lugar que estaba era de alto riesgo para mi vida. No tuve opción porque si dependía de mi decisión, y si tú hubieras estado allí, te hubiera dado mi vida a cambio de la mía, pero tú no estabas ahí.

Juan Abner, mi hijo nunca nacido, para ti quiero escribir esas tristes realidades que a todos nos acontecen. Sé que Dios todo lo hace bueno y que si él no permite algo en nuestras vidas es porque no nos conviene y acato su perfecta voluntad en mi vida, si es que ésta fuera, amén. Ya a mi edad no es fácil concebir, el tiempo ha recorrido por mi piel. ¿Sabes qué? Veo tu rostro en cada niño que me sonríe en la calle y me pregunto qué edad podrías tener tú. Dios te bendiga, hijo anhelado, pedazo de mi corazón y esperanza de la aurora cuando muere el ocaso en el horizonte.

Sé lo que sufre una madre cuando no puede tener hijos y sé lo que sufre otra que nunca ha tenido hijo. Sabes…que al pasar los años me he dado cuenta de cuan difícil es criar en estos tiempos y veo a mis compañeras pasando por grandes angustias y situaciones con los varones de su casa. Las hembras son de la casa, pero no así el varón. Si lo retienes mucho te dicen que vas a criar un pato, es cruel, pero así les ha sucedido a muchas de ellas. Tienen reglas, pero no hay control en la hora de llegada. Otros se han ido de la casa por no aceptar dichas normas. Tengo otra amiga que esa no tiene problemas. Son dos varones de la casa y no le presta ningún interés a lo que pueda decir la gente porque sus hijos prefieren estar en su casa, que estar fuera de ésta. No los obliga, sencillamente le gusta estar en la casa. Ella los sonsaca para que vayan a divertirse, pero ellos no quieren salir. Así es la vida y cada cual la vive conforme a sus realidades y no podemos convertirnos en jueces de nadie.

Concluyo, agradezco a mi Dos por no haberme dado un hijo cando miro la realidad de nuestros tiempos porque él sabe lo que es mejor para mi. Dios es bueno y para siempre es su misericordia.

Por Nancy Vélez

9 comentarios:

Andrés Rodríguez dijo...

Saludos Nancy:
Leí tu carta y lamento lo que pasó con tu hijo nunca nacido. Es triste tener la ilusión de esperar un hijo y que luego resulte que lo que tenías en el útero era una masa que atentaba contra tu vida. Según te expresas en tu carta, se te nota ese dolor que sentiste cuando te enteraste que el hijo que esperabas no era una realidad. He conocido varios casos como el tuyo, la mujer está ilusionada por la llegada de un hijo y lo que tiene en el útero es una masa. Por lo menos tú eres dichosa, aunque no tuviste ese varón, tuviste dos hijas que son la alegría de tu vida. Si querías un varón, tenías la opción de adoptar uno si es que estabas dispuesta a adoptarlo. El caso de mi esposa y yo es más triste que el tuyo, no pudimos tener hijos. Al principio cuando nos casamos tratamos de evitar un embarazo rápido, pero cuando decidimos tener un hijo, no se nos dio. Fuimos al médico y estuvimos bajo algún tratamiento, pero no dio resultado. El consuelo que nos queda es que somos maestros de escuela elemental y trabajamos con niños. Es como tú dices, en cada niño que pasa por mis manos lo veo como si fuera el hijo que no tuve. También tenemos unos sobrinos que son bien apegados a nosotros. En mi caso tengo varios sobrinos, pero hay tres varones de mi hermana mayor que son locos conmigo, siempre me buscan, me llaman y existe una relación muy buena entre nosotros. Son tres sobrinos ejemplares, lo de ellos es estudiar y además trabajan en part time. La opción de adoptar nunca ha pasado por mi mente, vivimos tranquilamente y ya nos hemos adaptado a vivir solos. Además, como dices, Dios sabe lo que hace y por qué lo hace, estamos viviendo unos tiempos muy difíciles y criar hijos ahora no es tarea fácil, conozco amistades que sus hijos lo que les han dado son dolores de cabeza. Pero, la ilusión de cada matrimonio es tener los hijos, no importa cuán buenos o malos salgan, comoquiera se quieren igual, son sangre de su sangre.

guirmar dijo...

"Carta a mi hijo nunca nacido"

Me identifico un poco contigo. Yo siempre quise tener un hijo varón. Dios no me dió esa oportunidad y me dió 2 hijas. A las que amo y son mi vida.

En mi caso solo había un varón mi sobrino, pero siempre vivió en los E.U. En mi familia lo más que hay son nenas. Mi hermana tiene 3 y mi hermano 2, mi sobrina 1 y yo 2.

Así te podras imaginar el ahnelo de tener un varón. Cuando quede embarazada de la primera nena, aunque sabía que era nena. Hasta que nacio tenia la esperanza de que podia ser un nene.

Aunque no estoy operada lo veo muy lejos. Tengo la esperanza de tener un nieto varón. Dios sabe porque no me dió varon. A veces son m;as difícil de criar.

Guirmar

Félix Morales dijo...

Saludos Nancy

Una vez mas te felicito por tu ensayo, es súper conmovedor, hay millones de personas que se desearían tener a un hijo, pero el problema es que existe otros millones que cuando los tienen se deshacen de ellos a través del aborto o abandonándolos, es una triste realidad.

Para ser honesto no es que no quiera comentar sobre tu ensayo, pero la verdad es que no me nacen palabras como para redactarlas y para escribir o un disparate mejor me quedo en blanco.

Tu ensayo me gusto demasiado y voy a esperar con ansias el de la semana que viene.


Por: Félix Morales

Wilma Jimenez dijo...

Nancy Vélez

Carta a mi hijo nunca nacido

Nancy, a veces tenemos que expresar lo que siente nuestro Corazón para así de esta forma quitarnos un poco de ese sentimiento que paso en un momento de nuestras vidas. Dios sabe todas las cosas aun lo que no podemos entender que a veces pasa. Muchas mujeres pasan por esta situación difícil. Pero necesitamos mucho apoyo para continuar hacia adelante porque no es fácil para ninguna mujer.

Dios te permitió ser madre, de dos hermosas chicas que son tus tesoros. Tienes esa gran bendición. Porque muchas no tienen ese privilegio en sus vidas. Tantos niños maltratados que hay hoy dia en nuestro Puerto Rico, por falta de cariño, de un hogar seguro para que ellos se eduquen y se formen bien en este mundo tan competitivo pero, lamentablemente no es así. A veces en estos centros de cuido sufren más que estando solos.

Siempre debemos de sembrar la semilla de la paz, el amor, la esperanza, en cada corazoncito humilde que esta menos protegido que los demás. No debemos por nada del mundo de herirlos y lastimarlos por ningún momento de la vida. Recuerdo que tenia un superintendente de escuelas que siempre me chocaba que el nos decía en las reuniones que no quería niños en la oficina.

Pero mi pregunta era que porque si el se ganaba un cheque por esos niños, totalmente almagrado, decía que sus nietos tenían que estar lejos de el etc. Así estamos y lamentablemente así vivimos, todavía continuas en el Departamento de Educación pero con otro puestazo más alto, y yo me pregunto donde estará su conciencia.

Tengo un bello chico que lo adoro como tu adoras a tus chicas, es único hijo te imaginaras, lo consentido que lo tiene su padre, la madre no de queda atrás. Le doy gracias a Dios por haberme permito concebirlo porque mas o menos tuve una experiencia como tu solo pude tener uno. Que es la luz de mi vida y como yo le digo es mi estrellita, lo adoro, lo amo y es mi razón de ser.

Que Dios te bendiga a ti y a tus bellas chicas.


!Buenas Noches!

Wilma Jimenez

Naty dijo...

Nancy

Lamento mucho lo de tu hijo. Es triste lo que muchas veces nos pasa. Tener una ilusion por algo muy importante en tu vida y que de repente se haya marchado pero tenemos que ver el lado positivo de que si asi Dios lo quizo fue por alguna razon de mucho peso.

Te deseo de todo corazon que te vaya todo bien en la vida y trata de no mirar hacia atras para que no te duela mas.

Maggie dijo...

Siempre necesitamos estos momentos de desahogo. Son como en la olla de presión que tiene que liberar un poco el aire por que si no explota. Gracias por permitirnos entrar en tus sentimientos y que en la manera en que podemos oremos por ti y que encuentres en tu camino pequeños pedacitos de amor que uniéndolos todos te ayuden a llenar ese vacío que te dejo tu perdida.

Tienes tus dos niñas preciosas y quien quita que el día que busquen sus compañeros para la vida ellas sean las que te traigan no un hijo sino dos.

Disfruta a esas hijas y familia hermosa que tienes y recuerda que Dios no le hace pasar nada, que no puedas superar, sin propósito y sin que haya aprendizaje para el futuro. Como tu bien dices Dios todo lo hace bueno y que si él no permite algo en nuestras vidas es porque no nos conviene y debemos acatar su perfecta voluntad en nuestras vidas, si es que ésta fuera, amén.

Cuando mi primer y único hijo nació, no respiraba pues tenia un neumotórax que no le permitía hacerlo. Se lo llevaron inmediatamente y a mi me inyectaron para que me tranquilizara. Al despertar la doctora hablo conmigo de la situación y yo lo único que supe contestarle fue que el no era mió pues el era un milagro de Dios y que el decidiría lo mejor. Todos afuera lloraban y les extrañaba mi paz. Mi paz venia de mi fe. Al día de hoy mi hijo tiene 22 anos y es la luz de mis ojos. Sé lo que debes haber sufrido pero recuerda siempre que tienes dos hermosas niñas. sencillamente le gusta estar en la casa. Ella los sonsaca para que vayan a divertirse, pero ellos no quieren salir. Así es la vida y cada cual la vive conforme a sus realidades y no podemos convertirnos en jueces de nadie.


Debemos agradecer a Dos por lo que tenemos y no quejarnos de lo que no, pues el sabe mejor que nosotros lo que debemos tener. Dios es bueno siempre, es bueno en la mañana, al mediodía, al atardecer, Dios es bueno al anochecer también. Dios es bueno siempre. El fue bueno antes de que tú nacieras y será bueno después que tú te vayas. El Señor es bueno siempre. Servimos a un Dios bueno, servimos a un Dios fantástico, un Dios que desea para mi el bien y no el mal, porque para siempre es su misericordia.

gloria_sentimientos dijo...

Saludos Nancy
Admiro mucho tu Fe en Dios y la fortaleza que tienes. Sé que esta se va adquiriendo poco a poco por medio de oraciones y la comunicación que tengamos con Dios. Como tu dices Dios sabe porque y para que hace las cosas y en que momento nos debe dar las mismas.
El ser madres es una bendición, una alegría que nos da Dios a algunas mujeres. Pero aquellas que no recibieron esa dicha, alguna razón tuvo el Todopoderoso para no otorgarle ese privilegio. Por lo tanto hay que aceptar su voluntad.
Los hijos son una bendición, son la mayor alegría que tenemos y por los que vivimos y para ellos vivimos. Pero vuelvo y te digo cuando Dios dispone unas cosas no debemos ir en contra de su voluntad. Muchas veces las mujeres que no pueden tener hijos deciden adoptar un hijo,y cuando le surgen muchos inconvenientes para realizar la misma. Dios, les esta dando una señal, no debehacerlo en ese momento, ya que si lo hace sabiendo que en tu corazón esta la duda, sufrirás mucho y el deseo de ser madre ya no será el mismo. Conozco muchas parejas que han adoptado y en el transcurso de la crianza de esos hijos empiezan a tener problemas, muchos de ellos están ahora en las calles y la pareja muy dolida. Sin embargo otras están muy felices, una familia unida. El que formemos una familia unida, saludable física, mental, emocional y espiritualmente no tiene que ver que sea a través de una adopción o natural, todo es cuestión de la forma en que trabajemos la misma.
Te felicito por la bella familia que tienes. Por el amor, los valores y las enseñanzas que les das. Ojalá muchas más familias en Puerto Rico tuvieran los valores, la unión, la comprensión que tiene la tuya. Dios es su Divina Misericordia. Te escogió para darte la

familia que tienes, los valores y tu forma de ser porque sabía que te necesitaba donde estas y con los seres que forman tu familia.
Dios te bendiga e ilumine por siempre.Adelante,suerte.

Carmenjoan.blogspot.com dijo...

Hola: Nancy

CARTA A MI HIJO NUNCA NACIDO

Nancy, sabes jamás pensé que esta herramienta del “blog” utilizada por el Dr. Cirilo Toro hubiese tornado un giro a que la clase del curso 717 rompiera el silencio de sus más profundos sentimientos y lograra que varios compañeros utilizaran este medio para desahogar sus penas como lo hizo usted.

El nacimiento de su bebe no se logro, pero como usted bien escribió en la publicación Dios tiene propósitos y el mejor que nadie sabe el porque de las cosas. No es que tenemos que cuestionarle a Él nada porque el tiene el control de las cosas, pero tenemos que someternos a su voluntad porque de Él dependemos.

A veces al pasar del tiempo no podemos olvidar las cosas que nos suceden y arrastramos nuestras penas sin darnos cuenta. Debe ser fuerte y pedirle a Dios que sane su herida por completo para que pueda disfrutas aun más de las cosas maravillosas que el Señor le ha regalado como su esposo, y sus dos lindas hijas que ya son hechas casi mujeres.

Hay que ser positiva y pensar que a Dios le hacia más falta que a ti tener un Ángelito en el cielo con el hermoso nombre que le escogiste Juan Abner, que de hecho tiene un significado muy grato para Dios.

Dios siempre pondrá pruebas en nuestra vida pero el nunca hace algo que no podamos cargar. Que mayor sacrificio que el que Él hizo por nosotros que morir colgado en un madero cargando una culpa que el no merecía. Con esa corona de espina, y clavos en sus manos y pies. Es muy triste todo lo que el paso comparado con las cosas que nos pasan a nosotros.

Maria Porto dijo...

Nancy, verdaderamente lamento que hallas pasado por una situación tan dolorosa como lo es perder a un hijo.

Los hijos son el don más preciado que Dios nos ha regalado. Sólo Dios en su infinita bondad sabe el por qué pasamos por estos momentos de sufrimientos.

La vida a veces nos hace pasar por momentos difíciles para probar nuestra fe. Si Jesús fue probado y tentado, cuanto más nosotros que somos pobres pecadores. Estoy completamente segura que después de haber perdido a tu hijo, Dios te ha bendecido grandemente.