sábado, 5 de mayo de 2007

Un Ser Muy Especial

Como tú…no hay dos

Nació entre las espléndidas montañas del Gigante Dormido del querido pueblo de Adjuntas, Puerto Rico. Sus padres fueron comerciantes y poseían muchas tierras en el Bo. Tanamá. La enviaron a estudiar hasta cuarto grado porque su padre la necesitaba en la tienda atendiendo al público que día tras días acudían a la tienda, para sus compras realizar.

El Sr. José B. Vélez conquistó su corazón y se amaban entrañablemente. Él, tuvo que irse al ejército y eso ocurrió para la Guerra de Vietnam. Se escribían, pero una vez regresó contrajeron nupcias. Procrearon cinco hijos que llenaron su corazón de amor sinigual.

Recuerdo… verlo partir para EEUU porque la situación en el hogar se tornó bien difícil. Estuvo cuatro años fuera de la Isla del Encanto. En sus cartas le mandó un mensaje a su hija “la negrita, de cariño, que en su ausencia siempre le diera dos besos a su mamá y sería lo mismo que dárselo a él”. Esa niña, hoy es madre y ha enseñado a sus hijas a besarse en ambas mejillas porque aquella enseñanza quedó esculpida en el corazón de una niña, que hoy también, como ella ,soy mujer, y madre.

Regresó al hogar y regresaron las esperanzas, el amor y la compresión. Esa mujer confeccionaba hermosos vestidos para sus hijas y para el vecindario. ¡Qué días tan inolvidables! Hacía pasteles, rellenos de carne, y los vendía para el sustento de su familia.

Todos se convirtieron en profesionales porque nunca perdió las ansias de luchar contra toda tempestad para lograr sus metas. Esa hermosa mujer…es mi madre, mi amiga y compañera. Tiene ochenta años y está bien dura, con sus achaques propios de su edad, pero es una fuente de inspiración a todo aquel que la conoce. Ella es incansable, no se detiene. El día que siente dolor en sus huesos, es cuando más tareas suele realizar porque me expresa que si se detiene el dolor se apoderará de ella y es menester el permanecer en movimiento para que esto no suceda.

La observé gastarse en su dolor con la partida de mi hermano Junior y mi hermana Eileen (la menor). Pensé que la perdería también, pero a Dios le ha placido que todavía esté junto a nosotros. Le pido a mi Dios que me permita terminar mis estudios doctorales lo antes posible porque sé que para ella será una grata alegría y siempre quiero verla sonreír felizmente. Me infundió el temor a Dios desde pequeña, a respetar a los demás no importando la edad que éstos tengan. A diferir y seguir luchando sin perder las esperanzas cuando las cosas se tornen difíciles. Esa es mi madre querida, amada y respetada.

Me gusta hacerla reír y es un gran tesoro el cual conservo y comparto con todos los que disfrutan de su agradable compañía. Es por tal razón, que desde lo más profundo de mi corazón saco una hermosa flor para decirle así:

Madre, pedazo de mi ser
Eres cual gaviota que surcas el horizonte
Llenándome de felicidad.

La luna se detiene a contemplarte
Y ha preparado hermosos rayos de luz para ti,
Y el horizonte se ha perdido en el ocaso
Al ver tu resplandor dentro de mí.

No olvidaré nunca tus consejos,
Ni tus palabras, ni tu sonrisa sinigual,
El perfume de tu aroma
Inspira a mi alma…haciéndome suspirar,
Porque como tú madre…no hay dos ,
Y eres un ser muy especial
Por eso hoy te quiero felicitar.

FELICIDADES, MAMÁ…TE QUIRO TANTO…

POR: NANCY VÉLEZ

Si hoy la tuya no está junto a ti, te invito a buscarla en los recuerdos de tu infancia, en las veces que tomó tus manos y te besó. Algún día podrás verla...ánimo...ella espera por ti. Su recuerdo no muere como no muere el horizonte, ni el río, ni el mar. Dios te bendiga, hoy y siempre.

5 comentarios:

Andrés Rodríguez dijo...

Saludos Nancy:
Las madres son seres muy especiales. De esto puedo dar fe ya que mi padre abandonó a mi madre con dos hijos de 6 y 5 años y otra en el vientre. Ella tuvo que batallar sola para poder criarnos porque mi padre no nos ayudaba económicamente. Tuvo que luchar fuerte y pasar muchos sacrificios para seguir adelante. Lo mejor de ella fue los valores que nos inculcó y gracias a esto los tres hijos, dos femeninas y un masculino somos personas muy educadas. Ella siempre nos ha apoyado en todo lo que hacemos y nos motiva para que sigamos hacia delante. Siempre recuerdo el día que tuve que salir hacia Estados Unidos luego de graduarme de cuarto año. Se me desgarró el corazón cuado salí de mi casa bajo un tiempo de lluvia y la escuché cuando comenzó a llorar. Yo quería seguir estudios universitarios, pero la crítica situación económica que vivíamos en mi casa no me lo permitían. Dialogué con ella con respecto de irme al exterior a trabajar un tiempo y luego regresar para continuar con mis estudios. Mi madre estuvo de acuerdo con esta decisión y así lo hice, me fui, trabajé por un periodo de dos años. Fueron dos años bien difíciles para mí que me encontraba por primera vez lejos de mi familia. Al cabo de estos dos años regresé a Puerto Rico y más adelante hice mi admisión en la Pontificia Universidad Católica donde obtuve un bachillerato en Educación. En todo esto que he narrado mi madre ha sido siempre mi fuente de inspiración. Por eso vuelvo y repito ellas son seres especiales. Gracias a Dios todavía esta conmigo y siempre está bien pendiente a todo lo que nos sucede. Siempre trato de complacerla en todo lo que me pide y si está en mis manos la complazco. También las madres son seres especiales porque no importa que sus hijos tengan una conducta indeseada ellas los aman porque son un pedazo de su corazón. No hay amor en la tierra que se compare con el amor de una madre. Felicidades a todas en su día.

Madre mis versos de canto
con cariño y alegría
te saludo en este día
para derramar mi llanto.
Como yo te quiero tanto
eres mi más bella flor
porque el Padre Creador
como reina te bendijo
la madre para su hijo
es un poema de amor.

Maggie dijo...

Den honor a quien honor merece y no permitamos que el día de las madres se empañe con comercialismo y si con tiempo y amor para ellas.
Cuidémoslas y amémoslas hasta el último día de sus vidas para que luego no tengas que encontrarte con tu conciencia y llorar junto al féretro, no por que se fue sino porque no cumpliste con ella. No es un día tan sólo para decirle cuanto la amamos o la necesitamos y olvidarnos de ella por el resto del año, es un día para homenajearla, para decirle cuan importante y bella y perfecta es para nosotros.
Que pasen un feliz día de las madres. Si tienen la dicha de tenerlas háganse parte de la vida de su madre y nunca se olviden de ella y si no la tienen presente recuerden con dicha los días hermosos que Dios se las dio.

guirmar dijo...

Un ser muy especial

El ser especial que debe tener cada ser humano es la madre. Por ella es que estamos donde estamos. Ella no trajo al mundo y nos crio hasta llegar hacer unos hombres y mujeres de bien.

En mi caso mi madre era muy especial para mi. Aunque muerta esta todavia es muy especial en mi corazón. Hay que recordar que hija fuiste madre seras. Siembra para que en un futuro puedas cosechar.

Así el que la tenga que la valore para cuando tenga que partir la pueda recordar como un ser muy especial.

guirmar

Naty dijo...

Nancy:

Este ensayo me encantó no tenía conocimiento de la historia del día de las madres. Nosotros como hijos debemos valorar a nuestra madre. Hay que tener mucho agradecimiento hacia ellas. Mi madre para mi lo es todo, yo no me canso de agradecerle a ella y a mi padre todo lo que me han dado y enseñado. Hay que aprender a valorar el amor que ellos nos brindan porque es único y verdadero. Para mi madre me brinda seguridad y confianza, en ella siento la paz. Gracias a mis padres es lo que soy hoy día a ellos le debo la vida. es por esto que me siento orgullosa de ellos y los amo como a nadie.

Maria Porto dijo...

Un ser muy especial

La madre siempre es un ser especial. No importa su manera de ser se distingue de otros seres sobre la faz de la tierra. Cuando Jesús escoge a la virgen María para que fuese su madre era porque el tenía que sentir lo que era tener una madre, alguien que lo protegiera de todo peligro, de toda maldad. Alguien que le enseñara el camino a seguir, los principios con los cuales se tenía que regir, las ideas religiosas que iba a practicar y el amor incondicional que sentiría y daría a los demás.

Para mí no hay mayor ejemplo de madre que el de la Virgen María. No me puedo imaginar como madre criar a mi hija, verla crecer y formarse para luego verla sufrir y morir.

María fue una madre abnegada, paciente, bondadosa, fiel, callada, justa, firme; recordemos en este Día de las Madres todos estos atributos de María para que los hagamos nuestros también.